Ventajas de vivir en París.

El cielo gris de París me resulta especialmente atractivo. París es París cuando los días son grises y húmedos. Cuando amenaza tormenta y las nubes son de un gris oscuro es entonces cuando soy más consciente de vivir en París. Todavía hay momentos en los que me sorprende verme en esta ciudad, doblo una esquina y me digo, no sueñas, vives en París. Esta sensación es fugaz, un breve instante que sucede cuando consigo liberarme de los ruidos que produce mi jodida cabeza con el único objetivo de volverme loco. Después de todo, yo no debería estar viviendo aquí, pienso esbozando una sonrisa. A veces pienso que debería, como mínimo, estar encerrado a cal y canto en algún tipo de institución mental.

La principal ventaja de vivir en París es que ya no necesito soñar que vivo en París. Como sueño no es muy original, no pretendo serlo. No soy original y me importa un bledo. París me impide pensar en todas aquellas ilusiones vanas de la infancia y de la adolescencia. Mi pasado es borroso, muy confuso, ni siquiera estoy seguro de recordar si tenía algún sueño o aspiración especial cuando era un chaval a parte de ser escritor. Siempre quise ser escritor, podría incluso decir que siempre me sentí escritor. Imaginar historias ha sido siempre mi afición preferida. A los cinco años contaba aventuras increíbles y totalmente improvisadas a mis compañeros de clase mientras esperábamos nuestro turno para comer. Historias de náufragos, eso es lo que les contaba a mis dos mejores amigos en aquel pasillo de colegio. Los tres hemos resultado unos náufragos de la vida como lo somos todos lo queramos aceptar o no.

En algún momento soñé con ser un autor famoso e influyente. Es muy posible que no fuera ese mi destino, es muy posible también que carezca de todo cuanto se necesita para ser ese tipo de persona. Tengo la sospecha que la fama es pasajera y caprichosa. Sospecho igualmente que el éxito esclaviza a las personas y que antes o después anula su autenticidad.

No soy ambicioso porque aún no me conozco bien, todavía ignoro quién soy en realidad. Llegó un momento de mi vida en que sobrevivir se convirtió en algo totalmente prioritario, las ambiciones y aspiraciones quedaron en un segundo o tercer lugar. Desconozco si volverán a despertar, si volveré a soñar con ser algo más que un náufrago en una isla desierta. No podría poner la mano en el fuego, a lo largo de mi vida me he quemado infinidad de veces.

Mi vida en París es como un regalo. Por el momento, no me veo en otro lugar. Quizá mi única ambición sea vivir en París por el resto de mi vida.

4 pensamientos en “Ventajas de vivir en París.

  1. Si… me pasa exactamente lo mismo, yo todavía me pellizco cuando vengo de la compra y abro la puerta de mi casa, en pleno Marais. Me asusta dejar de ser consciente de este regalazo que es vivir en Paris. Gracias por el blog, te acabo de descubrir, ¡pero volveré!

  2. ¡Hola!!! Acabo de descubrir tu blog. He estado en París dos veces y es una de mis ciudades europeas preferidas. Es una suerte vivr allí. Yo de pequeña también deseaba convertirme en escritora, inventaba historias, canciones. Y ahora mis ansias de escribir cosas las cubro reseñando los libros que leo, aunque soy consciente que no es lo mejor que sé hacer en la vida
    Un beso y yo también regresaré para leerte

  3. Me he sentido muy identificada con tu entrada. Gracias por describir tan bien esa sensación tan especial y ese vivir en un sueño constante que nos proporciona vivir en París.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.