Au revoir les enfants !

«C’est l´école qui lui avait appris à dissimuler. Dès le premier jour, il avait compris que dorénavant il aurait deux vies, l’une à l’exterieur et l’autre à lìnterieur, et que cette dernière, il ne pourrait jamais la partager avec personne».

Le Grand Loin. Pascal Garnier.

No me despedí de los chavales. El último día de mi contrato en el Collège pasó como uno más. No les dije que me iba, no les dije que mi contrato finalizaba y que no pensaba continuar aunque me lo ofreciera la principal. De hecho, lo hizo. Me preguntó si quería seguir ese mismo último día. Hacía un mes que ella sabía que la profesora titular de español no iba a volver. Le dije que no podía continuar y que tenía otros planes. También le dije que había hecho todo lo posible para dar clase en esas precarias condiciones. Casi no cabíamos en la diminuta clase destinada a la enseñanza del castellano.

La mañana siguiente me desperté especialmente ligero y liberado. Esta sensación duró poco. Alguien se encargó de devolverme a la «realidad». La vida no se toma descansos. Por lo que parece en París nadie tiene el privilegio de dormirse en los laureles. Sin trabajo y forzado a buscar un nuevo apartamento en esta bella y despiadada ciudad, así estaban las cosas el pasado viernes. Pero la suerte resultó estar de mi parte. Encontré un piso el domingo pasado y en una semana comienzo otro trabajo.

Un amigo más joven que yo, pero que lleva más en tiempo en esta ciudad, me dijo hace tiempo: «En París te pasas todo el día comiendo mierda hasta que, de repente, cuando estás a punto de ahogarte la ciudad te hace un regalo que te hace tan feliz que se te pone una inmensa cara de tonto». No sé si me habrá quedado cara de tonto. Todavía debo digerir todo lo que ha sucedido en estos últimos días.

Ignoro si los chavales estarán enfadados conmigo por no haber seguido y no haberme despedido de ellos, pero era imposible decir adiós a 125 alumnos sin tener que dar cien veces la misma explicación.  Estoy tranquilo, hice todo lo que pude.

Nunca me gustó el colegio. Hay algo en los pasillos de los colegios que me pone los pelos de punta.

Muy cerca de mi nuevo apartamento hay un École élémentaire. Ahora mismo escucho el griterío de los niños, es la hora del recreo. Acaba de sonar el timbre, las clases vuelven a comenzar.

Imagen

2 pensamientos en “Au revoir les enfants !

  1. Diego, me gusta especialmente tu observacin sobre la despedida. Para despedir a 100 alumnos habra que despedirse 100 veces. La despedida colectiva no es despedida.Cada alumno es un mundo.

Responder a leopoldo pita Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .