Je ne suis pas mort.

Estas dos últimas semanas he ido mucho al cine. He visto películas de todo tipo: películas de ciencia ficción, películas de terror, comedias, dramas, thrillers…Ninguna me ha vuelto loco, pero eso es secundario. Voy al cine a refugiarme de la realidad. El tiempo que dura una película me siento a salvo de todo lo demás. Disfruto enormemente de la oscuridad, de los suelos enmoquetados de los cines y de los pasillos que llevan de una sala a otra. Suelo ser un espectador agradecido, pocas veces salgo enfadado o disgustado de una película.

Uno de mis cines favoritos de París es La Bastille en la Rue Faubourg-Saint Antoine. Es un cine que mantiene todavía un cierto aire de sala de arte y ensayo. Me gusta ir a las sesiones de primera hora de la tarde. Nunca somos más de media docena de personas en la sala. Hace un par de semanas vi en este cine Je ne suis pas mort (http://www.telerama.fr/cinema/films/je-ne-suis-pas-mort,441088.php), una película francesa ciertamente interesante y original. El argumento es el siguiente: un profesor universitario de Filosofía Política que acaba de ser condecorado con la legión de honor muere súbitamente de un infarto. Nada más fallecer, su alma «ocupa» el cuerpo de un joven alumno suyo de origen argelino. El alma del profesor queda atrapada en el cuerpo del estudiante y debe aprender a vivir en un ambiente muy diferente del que procede. Más allá de una cierta crítica social, Je ne suis pas morte es una película sobre un personaje que se resiste a la muerte, un personaje que se agarra a la vida aunque para ello deba habitar un cuerpo ajeno. También puede interpretarse como el ansia de ascender en la escala social de un personaje que está dispuesto a perder su alma para conseguirlo.

En ocasiones la vida puede resultar un inquietante y peligroso juego de espejos. Es difícil saber con exactitud los límites que nos separan, dónde acaba nuestra vida y en que lugar comienza la de los demás.

Un par de días después de ver Je ne suis pas mort me crucé por la Rue de Temple con Emmanuel Salinger, el actor que protagoniza al profesor de Filosofía Política. Dos días antes le había visto morir en la pantalla para luego reencarnarse en otro personaje. Cuarenta y ocho horas después estábamos los dos en la misma acera de esta transitada y bulliciosa calle del 3ème arrondissement de París. No me chocó verlo, quizá debería haberme sorprendido más, pero Emmanuel Salinger caminaba entre los vivos de manera tan natural que acepté sin pestañear este fenómeno sobrenatural.
emmanuel-salinger

Emmanuel Salinger.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.