Monstruos.

El Frank Zappa del 12ème arrondissement.

En nuestro apartamento no hay lavadora. Todas las semanas toca ir a la laverie. Suelo ir a primera hora de la mañana que es cuando hay menos gente. Dejo la ropa dando vueltas dentro del tambor de la lavadora y me voy a tomar un allongé (café americano) al café de al lado. Allí me conocen, el camarero hasta me da la mano y todo. También conozco al dueño de la laverie, pero hablaré de él en otra ocasión, es todo un personaje que quizá merezca una petite histoire propia. Hoy quiero hablar de un parroquiano muy especial de este café de mi barrio. Es un tipejo de mediana edad, digamos de unos cincuenta y tantos años. Siempre lleva unos pantalones de cuero negro y una gorra. Llega al café a eso de las diez y cuarto de la mañana. Tiene un bigote tipo mostacho y el pelo un poco largo. Su forma de andar y de moverse es muy particular, como si fuera mucho más joven y aún viviera en los años setenta. Baja el Boulevard Diderot y antes de entrar en el café da un rodeo muy extraño, se le ve pasar de largo y a los cinco minutos vuelve y aparece por la puerta. Siempre hace lo mismo, da la impresión de que no es su intención entrar, pero que en el último momento decide hacerlo. Al entrar en el café, lo primero que hace es quitarse los cascos, son los suyos unos auriculares muy pasados de moda, de esos que se gastaban en los ochenta. El camarero, ese que me de la mano, le recibe fríamente, no parece alegrarse mucho de verle. El Frank Zappa del 12ème pide siempre un Kir (cocktail de sirope y vino blanco). Le llamo el Frank Zappa del 12ème porque una mañana de invierno aleccionó a un joven deportista sobre la música de los años setenta dejándole bien claro que Frank Zappa era, sin duda alguna, el más grande. Aquella mañana estuve a punto de desenmascararle, de decirle al joven deportista y al camarero que de hecho este hombre se parecía mucho a su ídolo. Ambos llevan el mismo bigote y la misma desaliñada melena. No lo hice y me alegro. El Frank Zappa del 12ème no es muy querido en el café, nadie parece aprobar su costumbre de beber Kir a las diez de la mañana. No es un tipo agresivo, pero resulta molesto, anacrónicamente molesto. Suele buscar conversación y los camareros le rehuyen. Es posible que hayan tenido algún problema en el pasado, lo ignoro, pero es evidente que el camarero no es fan suyo. El Frank Zappa del 12ème se toma su Kir y vuelve Boulevard arriba.

frank-zappa-2

Frankenstein en el Liceo.

En la última sesión del taller de escritura que estoy impartiendo en un Liceo parisino leímos un pasaje de Frankenstein de Mary Shelly. Les impresionó, les pareció que el Doctor Frankenstein era mucho más cruel que el monstruo.

«¡Oh, Frankenstein!, no seas justo con los demás, y déspota conmigo únicamente, ya que soy a quien más debes mostrar tu justicia, incluso tu clemencia y afecto. Recuerda que soy tu criatura; debería ser tu Adán, pero soy más bien el ángel caído, a quien privaste de la alegría sin haber cometido mal alguno. En todas partes veo la felicidad, de la que yo sólo me encuentro irrevocablemente excluido. Yo era afectuoso y bueno, y la aflicción me ha convertido en un demonio. Haz que sea feliz y seré virtuoso otra vez»

Historias de Djoko.

El otro día olvidé las llaves puestas en la puerta del apartamento durante toda la noche. A la mañana siguiente llamaron a la puerta, era Djoko. Nos dió las llaves. Ese mismo funesto día pasó lo inevitable, compartí el ascensor con Djoko. Él bajaba la basura y yo salía a ver a un amigo. Le di las gracias por lo de las llaves. Su enorme cara estaba demasiado cerca, sus bolsas de basura también lo estaban. Me dio una especie de golpecito cariñoso en la espalda mientras decía: «Attention aux clés!» Lo que me faltaba. Esta mañana de domingo está siendo especialmente movida Chez Djoko. Hay que salir de aquí cuanto antes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.